Síguenos en:

Moda, Belleza e Inspiración

La tía es la segunda mamá. Lo afirman los Psicólogos.

Personal

La tía es la segunda mamá. Lo afirman los Psicólogos.

La relación de los niños con las tías es diferente a la que se desarrolla con sus padres. Una tía no solo brinda amor y atención a sus sobrinos, sino que la conexión que existe entre ellos la convierte en una segunda mamá, una amiga y confidente que siempre velará por su bienestar.

Las tías suelen ser un poco más permisivas que los padres, claro, siempre de manera prudente y velando por el bien de sus sobrinos. De tal manera los pequeños encuentran en ellas una mezcla perfecta entre amistad y protección que les da seguridad y les hace felices. Con ellas generalmente se crea una complicidad muy especial que difícilmente se logra con los padres.

Una tía conoce a un niño por tanto tiempo como lo hacen papá y mamá, y sobre todo conoce a los papás de mucho antes. Así que puede ar un poderoso sentido de perspectiva a su sobrino que quiere saber más sobre la vida de sus padres antes de su nacimiento. Las visitas a nuevos lugares, juegos, consejos, ánimos y detalles hacen de las tías personas muy importantes para nosotros.

Y quién no tiene una tía que es su segunda madre, la que conspira siempre a nuestro favor, la cómplice en cuanto a golosinas de niños y aventuras de mayor. Y sino, quien ahora no se ha convertido en la tía fabulosa que sus sobrinos aman. La que sin importar la edad, no se impacienta por tener hijos propios, pues esos pequeños diablillo que se emocionan con verla, llenan muchos rincones de su corazón.

Seguir leyendo
Anuncio
También te puede interesar...

Más en Personal

Arriba